Roca Rey, apuesta total

Imparable. Así continúa Roca Rey. Ni los percances ni la irrupción de nuevos valores ni la autoridad de las grandes figuras con las que se ha medido este año han podido frenar su ambición de llegar a lo más alto. Asumió una temporada de compromiso en todas las plazas de primera categoría, en muchas de ellas hasta dos y tres tardes. Y volvió a arrasar. Sigue siendo el hombre del momento, el que despierta interés, el torero que está llamado a ocupar ese cetro del toreo.

Tras actuar con éxito en Perú, México y Ecuador, la campaña americana de Roca Rey continúa por plazas aztecas y colombianas, en este último país estará en todas las grandes: Cali, Manizales, Medellín y Bogotá. 

 

Fuente: www.aplausos.es


Sus temporadas se solapan sin solución de continuidad desde que tomó la alternativa. “Hay que vivir el presente y aprovechar el momento como si fuese el último, y más en esta profesión. Es con lo que disfruto y lo que me apasiona hacer”, matiza el torero cuando apuntamos que sus temporadas siempre son punto y seguido sin descanso alguno. Toca hablar de la temporada europea. Ha pisado todas las plazas de primera categoría, muchas de ellas hasta dos y tres veces. Se ha consagrado ya entre los de arriba. Sigue siendo el torero del momento y así lo demuestra la enorme expectación que despierta su presencia en las ferias.

 -La expectación estaba por las nubes porque el planteamiento de temporada era exigente, con presencia en todas las grandes ferias, en los carteles más rematados con las primeras figuras… ¿Le daba vértigo?

-Por eso le hablaba de la dureza de la temporada en el sentido de la responsabilidad. Estar en las ferias ha sido cumplir los sueños que uno siempre ha tenido: dos tardes en Bilbao, dos en Pamplona, dos en Madrid, tres en Sevilla, Valencia… Al final, gracias a Dios en todas las plazas he podido puntuar y estoy muy contento por los resultados que ha habido en estas ferias, sobre todo por los sentimientos y las sensaciones vividas. Lo que quería era estar en esas grandes plazas y poder triunfar, y así ha sido. Personalmente me ha servido para tener confianza en mí mismo y poder tirar hacia adelante en momentos difíciles, tanto por culpa de las cornadas como por la responsabilidad de estar en esos sitios. Estoy muy contento de, pese a todo eso, haber podido triunfar y disfrutar.

-El año ha sido duro, muchas volteretas y dos cornadas. Se da la circunstancia de que las dos llegaron tras romperse la espada en el mismo momento en el que hundía el acero en la cruz.
 

-Pasó lo que no debía haber pasado, pero ya he cambiado de espadas y el problema está solucionado. También me comentó el maestro Enrique Ponce que le ocurrió algo igual, que partió dos espadas del mismo espadero.

logos web largo2

logo cabecera v2